¿Declarar oro o joyas en una herencia?

¿Declarar oro o joyas en una herencia?

con No hay comentarios

Cuándo ha fallecido un familiar sobre todo de avanzada edad, sueles encontrar sorpresas cómo declarar oro o joyas en una herencia.

Al incrementar el valor de la herencia por obtener oro y joyas suponen más gastos y por ello, algunas personas optan por no declararlo.

Cómo bien sabemos las joyas y el oro hay que tener en cuenta que estas operaciones se regulan mediante el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, el cuál se le informa a la Agencia Tributaria y por tanto se debería declarar.

Hay que tener en cuenta que estas operaciones de sucesión pueden un proceso muy delicado,

Cualquier fallo puede suponer incrementar mucho los gastos y por ello, la gran mayoría de las personas optan por contratar a un gestor que resuelva el proceso.

Siempre que exista un testamento la gestión resultará más sencilla. Del mismo modo, también se facilita el cálculo de la herencia si el legado es similar entre todos los herederos.

Recibir monedas o joyas de oro puede resultar un problema en el futuro si no se declara, ya que este material tiene gran valor para las administraciones y es imprescindible incluirlo en la declaración.

Cómo declararlo

Los metales preciosos cómo el otro y las joyas deben acreditarse en la declaración de herederos.

Donde se incluirá el justificante de procedencia de las mismas y la valoración, principalmente para descartar la apropiación indebida.

Además, se debe de adjuntar un informe con el valor de mercado actual, incluyéndolo en la declaración de herederos

Da igual si el oro en cuestión se encuentra en pulseras, pendientes, collares o lingotes, es imprescindible declararlo para evitar problemas más adelante.

En caso de no querer declarar el oro y las joyas, no se podrá demostrar ni el origen ni el precio, de manera que la Agencia Tributaria podría considerarlo un incremento patrimonial irregular que podría afectar a la declaración de la Renta.